¿Cómo ir de Bangkok a Ayutthaya?

Salimos pronto del hotel para llegar a la Estación de Tren de Bangkok, que se llama Hua Lamphong. Cogimos un taxi, y era imposible que entendiera nuestra manera de pronunciar Hua Lamphong, y acabó parando a un transeúnte que entendió nuestra indicación en inglés y en el mapa y ya se lo dijo en Tailandés,  y en poquito rato ya estábamos allí.

Recomendación: antes de viajar podéis mirar en esta web los horarios de tren y precios de una ciudad a otra en Tailandia: http://www.railway.co.th/home/Default.asp?lenguage=Eng

En la entrada había un mostrador donde te daban todos los cuadrantes de horarios según la línea de tren que quisieras coger. A nosotros nos dieron varios, porque la misma línea no sube hasta Chiang Mai que era el destino más al norte. Al entrar en la estación, debíamos tener cara de perdidos y una trabajadora se nos acercó, (estaban por todos lados para ayudar), nos indicó en qué ventanilla sacar el billete y de qué raíl salía. Cogimos billetes para el tren de las 8.20h de la mañana, en vagón con aire acondicionado y nos fuimos a esperar.

Durante la espera comenzó a sonar el himno de Tailandia, todo el mundo se puso en pie y se quedó quieto hasta que terminó.

Una vez en el tren, la primera sorpresa fue ver el aire acondicionado: ¡ventanas abiertas y ventiladores en el techo! No pasamos calor, pero nos dejó sorprendidos. El recorrido Bangkok – Ayutthaya duró 1h20min.

Ayutthaya:

Bajamos del tren, y como al salir de cualquier lado, estaba lleno de tuc tuqueros a la espera de turistas. Se nos acercó uno un poco “fichaje”, y lo primero fue decirle que no, pero nos llevó ante un cartel en el que aparecían los tuc tuqueros turísticos oficiales de Ayutthaya, entre ellos él claro está. Negociamos con él el plan que teníamos: Ir a ver todo lo posible, con tiempo de verlo tranquilamente, echar fotos, y volver a comer para coger el tren del medio día dirección Phitsanulok. Una vez negociado, guardamos en la consigna (=cuarto con estanterías donde dejas la mochila y un tío que está en la puerta entre dormido y viendo la novela te las vigila) las mochilas y nos fuimos con Tony, nuestro guía. La verdad que con el tema de la consigna aunque es muy de estar por casa no tuvimos ningún problema ni aquí ni en otras estaciones.

Os recomendamos que dejéis la mochila/maleta en la consigna y que cojáis un tuc tuc para todo el día, o las horas que vayáis a estar, porque no es caro, y te evitas ir con la bici (que es otra opción) y con el mapa de un lado para otro. Las distancias no son excesivamente largas, pero en tuc tuc te plantas en 5 minutos de un sitio a otro, cunde el tiempo mucho más.

Ayutthaya fue la capital de Tailandia entre el siglo XIV y el XVIII.

A ritmo de “Is this love” de Bob Marley en su tuc tuc (de estilo diferente a los vistos en Bangkok), fuimos a la primera parada, el Wat Yai Chaya Mongkol, toda la arquitectura que vimos es totalmente diferente a lo que habíamos visto hasta ahora (todo más europeo…), y para lo que han tenido que sufrir las edificaciones y las estatuas cuando los birmanos destruyeron la ciudad se encuentra todo en buen estado.

de-viaje-a-tailandia-Ayutthaya

Volvimos con Tony, y nos llevó al Parque Histórico de Ayutthaya, donde sacamos la entrada correspondiente, y comenzamos viendo el Wat Mahathat, donde vimos la famosa cabeza de Buda en las raíces de un árbol, y recorrimos todo la zona llena de Chedis y de hileras de Budas.

La siguiente parada fue muy diferente, fuimos al Palacio Wihan Phra Mongkhon Bophit, donde en su interior está uno de los Budas mas monumentales de Tailandia, que mide casi 13 metros de altura y 10 de ancho.

Justo al lado está el Wat Phra Si Sanphet, un trío de chedis que fue el complejo de edificios religiosos más importantes de la ciudad, fueron construidos como mausoleos para los monarcas. Para estar en julio, y en uno de los lugares más turísticos de Tailandia no había demasiada gente, así da gusto hacer turismo, tranquilamente disfrutando de las vistas. Recomendación: llevad un abanico, gorra, crema del sol, e ir bien hidratados, para estar en la temporada de lluvias, hacía un sol y un calor agotadores, creo que fue uno de los días que más calor pasamos.

Después volvimos al tuc tuc para ir a ver el Wat Lokaya Sutharam, donde hay un Buda en reposo de 20 metros, quizá de los peores conservados, puesto que en su día si que estuvo cubierto por un wihan de madera, pero ahora está a la intemperie.

A continuación fuimos al Wat Chai Watthanaram, un conjunto de edificios mandados construir por el Rey Prasat Thong para conmemorar el pueblo de su madre y celebrar su coronación como rey. Este Wat solo se ve desde los alrededores, no se puede pasar y pasearte entre los chedis.

En la recta final del recorrido fuimos al punto más lejano, al Wat Phu Khao Thong, que significa Golden Mountain, montaña dorada. Es un gran templo, que pudimos disfrutar prácticamente solos, pues no había más turistas allí. Las vistas desde lo alto eran espectaculares, todo vegetación, humedales y un cielo despejadísimo.

La última parada fue en un Wat del que no recordamos el nombre, más moderno, donde estaban los monjes haciendo sus rezos y enseñando a los más jóvenes.

Tras el palizón que llevábamos a las espaldas, 4 horas sin parar con todo el calor, Tony nos dejó cerca de la estación en un hostal para comer, y ya nos fuimos a sacar los billetes de las 14.20h dirección a Lop Buri

Lop Buri

El principal motivo de hacer parada aquí fue que Lop buri se considera la ciudad de los monos, y todo lo que sea animalicos no podíamos dejar de ver. Además, pasando de camino en dirección al norte, no iba a ser un alto en el camino.

Al igual que en Ayutthaya al bajar del tren dejamos las maletas en la consiga, se nos acercaron unos tuc tuqueros, negociamos, y nos fuimos a hacer el recorrido. Pero… Sorpresa!! Los tuc tuc de aquí volvían a ser diferentes… en este caso sin motor, a pedales e individuales! por lo que fuimos cada uno en uno. (el precio nos pareció demasiado barato para el esfuerzo que suponía, aunque las distancias eran de risa, había ocasiones que únicamente cruzábamos la calle…)

La primera y la más esperada parada fue el Pra Prang Sam Yot, ahora en ruinas e invadido por monos, conocido ya como el Templo de los Monos. Ojo, que parecen muy majos, graciosos e inofensivos, pero tienen muy mal genio. De hecho para cuando molestan a los turistas había dos niños con un palo que encorrían a los monos para que no molestaran. Se puede entrar al interior, todas las ventanas están con barrotes para que no entren los monos, y a través de los barrotes se les puede dar pipas (que puedes comprar antes de ir) y son más inofensivos, porque no se te pueden subir encima o quitarte lo que lleves en la mano. En el interior del templo oiréis unos ruiditos… si miráis al techo veréis que está lleno de murciélagos…

de-viaje-a-tailandia-lopburi

El resto de visitas al Wat Nakon Kosa, Prang Khaek, Wat Sao Thong Thong, etc. estaban la mayoría muy en ruinas exceptuando un wat más moderno cuyo buda interior estaba aún en construcción y otro wat a las afueras más grande.

El recorrido no duró más de una hora y media. Es un pueblo con pocos turistas, se ve el día a día, en el que los monos son una parte tan normal del entorno, pasean por la carretera, se suben por los cables eléctricos, se suben a los toldos de los comercios… Lo malo de hacer la visita tan rápida (porque realmente no hay nada más que ver), es que tuvimos que esperar mucho al siguiente tren, además de la hora con la que llegaba de retraso porque empezó a llover al anochecer. Las horas de espera las pasamos entre la estación y los puestos de comida que había en la calle de la misma.

Por fin a las 9 y pico de la noche llegó el tren para ir a Phitsanuloke, que tardaba en llegar a destino 3 horas. Nos dormimos muy agusto en el tren.

Phitsanulok

No teníamos hotel reservado, sí mirados un par. Así que al bajar fuimos andando al hotel que estaba más cerca, el Amarin Nakorn Hotel. Al entrar solo se oía fiesta, como una discoteca, pero nos enseñaron una habitación, y no se oía nada, aire acondicionado, limpia, vamos que lo normal, y estábamos tan cansados que no nos apetecía a las 12 de la noche ponernos a comparar hoteles. Pagamos la reserva con desayuno incluido, y a dormir… hasta el día siguiente

 

Gasto diario de dos personas:

Taxi hotel – estación de tren: 60 Baths
Tren Bangkok – Ayutthaya: 490 Baths
Tuc tuc turístico por Ayutthaya: 900 Baths
Entradas al Wat yai chai mongkol: 40 Baths
Comida: 200 Baths
Tren Ayutthaya – Lop Buri: 120 Baths
Tuc tuc Lop Buri: 220 Baths
Cena y picoteo mientras esperábamos el tren: 300 baths
Alojamiento Phitsanulok: 800 Baths