Phitsanulok, Sukhothai y rumbo a Chiang Mai

Desde Phitsanulok como llegar a Sukhothai

Amanecimos en Phitsanulok, lloviendo 🙁 Así que no quisimos madrugar y esperamos a que dejara de llover. Dejó de llover y tras desayunar en el hotel y dejar las mochilas guardadas en recepción, nos acercamos a la estación de tren para coger un tuc tuc que nos llevara a la estación de autobuses.

En la estación de autobuses nos pasó como en la de tren de Bangkok, enseguida se acercó alguien a preguntarnos donde íbamos e indicarnos donde sacar el billete. El siguiente autobús a Sukhotai salía más tarde, así que aprovechamos el wifi de la estación para ponernos al día de como iba por España.

Una vez estuvo el autobús que nos correspondía, subimos. Sin duda el mejor transporte del viaje, el más local de todos. Aquí si que estábamos integrados en el país, únicos turistas en el bus y los demás haciendo su día a a día. Tardamos cerca de 2h en llegar. Hacía calor, de nuevo el abanico y el agua son buena compañía, y más en estos transportes que se llenan hasta arriba y te aireas gracias a los ventiladores y ventanas abiertas por donde entra todo el aire calentito.

Sukhothai

Al igual que en Ayutthaya al llegar a la estación hay un montón de tuc tuc, taxistas… para contratarlos durante toda la jornada. Hablamos con uno de ellos, y el precio fue de 600 Baths por las 4 horas que estuvimos por allí.

Fuimos en primer lugar al Parque Histórico de Sukhothai. Nos impresionó, creo que fue el lugar que más nos gustó del norte de Tailandia.

Nos fotografíamos en el Wat Mahathat, Wat Sa Si, Wat Si Sawai, Wat Traphang Ngoen… Hacía muy buen día, mucho calor, y aunque dentro del parque las distancias eran cortas, pasa como en Ayutthaya, se agradece que te lleven de puerta a puerta.

de-viaje-a-tailandia-sukhotai

Salimos del parque histórico hacia unas montañas, donde había un par de templos escondidos en la naturaleza, Wat Saphan Hin y el Wat Chedi Ngam. No estaban a gran altura, a unos 200 metros, que recorrías subiendo por unas escaleras hechas de piedras. Estos templos estaban más en ruinas, pero merece la pena verlos, en mitad de la nada, silencio (sólo estábamos nosotros en ese momento viéndolos), naturaleza, y unas vistas estupendas de la zona.

Según indica el mapa por esa carretera había otros Wat, pero únicamente nos paraba en los que merecía la pena.

Recomendación: este es el día que más mosquitos me picaron. No fueron muchos, y eso que me eché Relec (a Alberto no le picó ni uno, y no se había echado nada…), pero junto con el día en el parque de los elefantes, fueron los días en que más nos metimos en zonas verdes. Por si acaso llevad cualquier antimosquitos siempre encima, ¡¡no sabes donde vas a acabar el día!! Y por el sol y calor, crema solar, gorra y agua.

A la vuelta volvimos a pasar por el Parque Histórico, pero sin hacer ninguna parada. Le preguntamos por un Restaurante o lugar para comer, y nos dejó cerca de la estación de autobús en lo que parecía un par y también parecía la terraza de una familia.

Comimos muy bien, de nuevo super integrados en la vida normal tailandesa. Estábamos solos en el restaurante-terraza familiar, mientras dentro la madre cocinaba para nosotros y le daba de comer a su hija pequeña.

El autobús de vuelta fue como a los que estamos acostumbrados, asientos de 2 en 2, directo a Phitsanulok, y hasta había pantalla con película.

De nuevo en Phitsanulok

Llegamos agotados, del calor, de llevar días con las mochilas a cuestas… Y como no teníamos donde ir hasta la hora que salía el tren nocturno a Chiang Mai (23h) nos quedamos en los ordenadores del hotel echando un ojo al siguiente destino, hoteles disponibles, excursiones… Cerca de la hora cenamos cerca de la estación de tren y esperamos y esperamos al tren… más de una hora de retraso.

Cómo ir de Phitsanulok  a Chiang Mai

Nosotros fuimos en Tren, en el nocturno. Si se sacan los tickets con tiempo puedes reservar asiento-cama. No fue nuestro caso, y fuimos las 8 horas en asiento normal. Pensábamos que sería imposible dormir sentados, pero nos faltó tiempo una vez que subimos. Como en todos los trayectos, te daban una toalla a modo manta, porque el aire acondicionado estaba muy alto, y también nos sirvió para no pasar frió los pareos que tuvimos que comprar en Bangkok en el Palacio de Vinmamek; y también nos dieron desayuno, un bollito.

Y así llegamos a un nuevo día, y ya en el norte del país, en Chiang Mai.

 

Gasto diario dos personas:

Tuc tuc Estación de tren a estación de autobús: 60 baths
Bus a Sukhotai: 60 baths
Taxi en Sukhotai: 600 baths
Entradas sukhotai: 400 baths
Comer: 150 baths
Bus de vuelta: 86 baths
Tren nocturno a Chiang Mai: 880 Baths