En Bangkok hay templos con llamativos Budas en varios rincones de la ciudad, pero hay varios de ellos que son mundialmente conocidos por su grandeza o peculiaridades. Uno de ellos es el gran Buda Reclinado que hay en el Wat Pho.

El Wat Pho es un templo del centro de Bangkok, un templo imprescindible de visitar si viajas a Bangkok. Cuando entras al recinto es todo muy bonito, donde había otros pequeños templos donde había ofrendas y pequeños Budas. Pero el más increíble es el gigante Buda Reclinado.

Situado dentro de un pequeño templo donde como en todos los lugares de Tailandia, tienes que descalzarte para entrar y cubrirte hombros y piernas (sobre todo las mujeres que solemos llevar ropa más corta con el calorazo).

Tan solo tienes un pequeño pasillo para entrar y verlo. La vista no alcanza a verlo entero desde el frente porque además delante suyo hay columnas, por lo que la foto más típica es desde los pies al final del pasillo que todos recorremos alucinados para verlo.

Tras ver el gran Buda reclinado continuad la visita por todo el recinto, para después cruzar el Río Chao Phraya camino al Wat Arun.

Aquí os dejamos el recorrido que hicimos nosotros el día que fuimos a ver el Wat Pho y el gran Buda reclinado.