Pensando en viajar a Tailandia

Una vez vueltos del viaje nos cuesta recordar por qué decidimos ir a Tailandia, aunque ha sido una decisión más que acertada hay que reconocer que llegamos a ella por una cuestión de descarte mezclada con suerte.

Queríamos viajar en Julio, en verano, por lo que acabamos descartando los destinos que teníamos pensados de Perú y Argentina por que allí era invierno y nos recomendaron viajar en otras épocas el año. También descartamos todo lo relacionado con grandes capitales o sitios en los que la máxima atracción estuviera relacionada con piedra, ladrillos y cemento, así que decididos a buscar un viaje en el que alejarnos de todo lo occidental y que estuviera basado en las experiencias nos topamos con Tailandia, y principalmente nos vimos motivados por la cantidad de españoles que recomendaban la experiencia por:

Seguridad

Es un país que cada día se está volcando más hacia el turismo y lo protege ya que beneficia a todas las capas sociales. Igualmente es un país que tiene una situación muy estable, uno puede informarse y descubrir lo pacífico de sus protestas y lo aislado que ha estado el país de todas las guerras que lo han rodeado. Una vez allí se respira un especial aire de tranquilidad, aunque como todo sitio turístico nunca se puede asegurar que no vayamos a toparnos con algún “espabilado“, en nuestro caso salió todo de 10.

Contraste

Tailandia supone un cambio muy grande para los viajeros de “medio pelo” que tenemos Europa medio vista y un par de puntitos visitados fuera de ella. Se agradece la falta de iglesias, y realmente te sientes un poco Paco Martinez Soria al ver tanto verde, letras que no entiendes, medios de transporte llevados al extremo, nuevas costumbres… en general Tailandia es un destino muy recomendable para nadar entre cosas nuevas de una forma muy natural.

Des-organización

Nos encanta viajar con las cosas medio organizadas por nosotros mismos, coger hoteles de un día para otro, preguntar a gente de allí y dejarnos llevar por el ritmo de donde nos movemos. No somos partidarios de los viajes cerrados y organizados hasta el extremo, e igualmente no los recomendamos, no por imponer nuestras ideas, sino porque realmente hay muchos españoles que han viajado a Tailandia con todo organizado al minuto y solamente han conseguido una experiencia descafeinada, un viaje más.
Siempre bien informados, con recursos y apoyos, pero a nosotros nos gusta dejarnos llevar, es un país donde los trenes se retrasan, hay taxistas que no te entienden, y donde puedes encontrar hoteles de 4 estrellas a precio de hostal, Tailandia es un sitio para disfrutar de lo espontáneo, sino es un sitio más.

Precio

¿Tailandia es un sitio barato? Sí y no, depende de lo que te quieras gastar, pero en general lo de allí es más barato que lo de aquí, .
Si haces un esfuerzo con el tema de los vuelos el alojamiento, comidas, visitas, traslados internos, objetos… salen muy bien de precio.
Nosotros estuvimos 15 días sin privarnos de nada y recorriendo todo el país por lo que otros se gastan en 7 días en el caribe mirando las abutardas y bebiendo alcohol de segunda.
En Tailandia puedes comer bien, verlo todo y dormir en hoteles decentes sin gastarte demasiado, aunque si quieres habitaciones compartidas que huelen a pies también las tienes, pero la diferencia no lo merece.

Diversión

¡Qué narices! ¡Porque Viajar a Tailandia es divertido!
Y que no se nos malinterprete, es divertido por lo que vive uno mismo. La gente de Tailandia es simpática, es divertida, es lo que leímos en todos los sitios y tras haber vuelto así lo repetimos.
Es divertido reírte cuando no te entiendes, es divertido ir por la calle y que te dejen un mono, es divertido ver como van 5 en una moto, es divertido poder decir cosas en Thai, e incluso que te intenten timar unos céntimos, eso sí, siempre con respeto y con una sonrisa.
Y tras pensar todo esto, nos pusimos a planear el viaje y en tres semanas estábamos volando para allí.

Día 1 – Viaje de España a Tailandia