Zaragoza-Madrid T1

Zaragoza, 9 de la mañana, estación Delicias.

Nos planteamos un viaje a nuestro aire, sin prisas y apenas horarios, así que como veis no madrugamos mucho.

Montamos en el AVE con nuestras mochilazas entre gente trajeada y con corbata que pronto íbamos a dejar muy muy lejos, así que nos importaba un pito que no pudiera gustarles nuestro look de turisteo aventurero.

El viaje en AVE rápido, puntual, perfecto, como de costumbre.

Una vez en Madrid teníamos varias conexiones con el aeropuerto, si hubiéramos madrugado más tendríamos para elegir, pero ya decidimos ir en taxi dentro de lo ajustado de los tiempos, así que lo cogimos en la misma puerta.

Unos 25€ de taxi, que hubieran sido más si el taxista nos hubiera cobrado el suplemento de 2 bultos por cada mochila.

Tardamos unos 20 minutos, el taxista nos quería llevar por defecto a la terminal de vuelos internacionales, pero nuestro nuestro vuelo salía de la T1, fijaros bien la terminal en el billete.

En la fila de facturación nos encontramos con un montón de gente ilusionada por el viaje, eso sí, predominaban las parejas de recién casados.

La facturación fue rápida, pero una vez dentro el embarque fue algo más lento. A la hora de embarcar la gente se empezó a apoltronar alrededor del mostrador, pero ahí los de Thai Airways que son muy espabilados embarcaban a la gente en pequeños grupos ordenados por filas de asientos.

Tardamos 2 horas en despegar, en pleno verano y con tanto sol el avión no podía despegar con tanta carga, así que tuvieron que descargar todo lo que no eran equipajes de pasajeros, nos desesperamos un poco en ese rato… tuvimos suerte de estar sentados cerda de la puerta y disfrutar de un poco de aire, la gente de más atrás se coció un poco.

El vuelo

Volar con Thai es una gozada en comparación con otras aerolíneas, especialmente las low-cost.

No hay problema en subir equipaje a la cabina, estuvimos muy bien atendidos todo el viaje, y si llevas bien el inglés te puedes inflar de ver pelis.

Tienes tu propia almohada y manta en un paquete envasado e higienizado, varias comidas cada poco tiempo, y en cualquier momento puedes solicitar agua, refrescos e incluso más comida. Ojito con los baños en las horas punta (al acabar las pelis, después de comer…)

Es impresionante ver en pantalla la trayectoria del vuelo, que va de punta a punta del globo, también las vistas en las que puedes ir reconociendo los diferentes países, aunque lo más llamativo es el atardecer y el amanecer, que aunque son muy bonitos de ver te hacen perder un poco la noción horaria.

Tras las 12 horas (+ 2 de espera) aterrizamos en Bangkok. El viaje no se nos hizo excesivamente largo, y desde luego que merece la pena la cantidad de horas cuando empiezas a ver Tailandia por la ventanilla.

 

La llegada

El aeropuerto Suvarnabhumi internacional de Bangkok es especialmente enorme, pero no hay que asustarse ya que todas las indicaciones son las de siempre.

Antes de recoger la maleta hay que pasar por las taquillas de inmigración, donde tienes que entregar un papel que te dan en el avión con tus datos y los del vuelo, ese papel te lo sellan y hay que mantenerlo junto al pasaporte ya que te lo volverán a pedir al salir del país.

La espera en inmigración aún nos costó un poco, y en la fila éramos unos turistas más, éramos una minoría española mezclada con gente de todo el mundo. Recomendamos ir directamente a la fila de inmigración sin perder tiempo y con el papel ya rellenado en el avión (no tendréis otra cosa mejor que hacer durante el vuelo).

Nada más salir recogimos la maleta y cambiamos algo de dinero para el taxi y poco más. Es lo que vimos en las recomendaciones de internet porque la tasa de cambio está mucho más alta en el aeropuerto.

Para salir del aeropuerto hay varios métodos, nosotros queríamos ir en taxi, así que preguntamos en un puesto de información por la salida donde estaban los taxis. Una vez en la planta inferior del aeropuerto, en la salida de los taxis, hay unas chicas en unos mostradores que te apuntan la dirección donde quieres ir en tailandés, y ya puedes entregarle el papelito con la dirección al taxista. Esto es así porque la mayoría de taxistas no saben idiomas, a penas se defienden con el inglés, algo que no pasa con los tuc-tuc que son bastante más espabilados.

Y ya estamos en Bangkok!!!!!!