Wat Doi Suthep, Tiger Kingdom y más

Amaneció lloviznando, el plan era hacer una excursión por los alrededores, sobre todo ir al Doi Suthep, y volver a Chiang Mai a ver alguna cosilla más.

Debajo del hotel había un par de agencias, y preguntamos el precio de la excursión Doi Suthep, o más que excursión transporte para que nos llevara. La más barata, negociando, eran 1000 baths por persona aprox. Nos parecía mucho mucho. Así que nos acordamos de nuestro taxista del día anterior Mister A, que nos dió su tarjeta por si necesitábamos desplazarnos. Mister A nos dijo que ir al Doi Suthep, Tiger Kingdom y alguna cosa más (horario de 10h a 17h aprox) 1000 baths en total. ¡estupendo! Así que lo esperamos en el hotel y nos marchamos rumbo al Doi Suthep.

Wat Doi Suthep

Conforme se subíamos la montaña, al estar el día lluvioso había niebla, pero no hacía nada de frío. El taxi nos dejó a los pies de la entrada y comenzamos la subida. Antes de llegar a las famosas escaleras, hay unos escalones rodeados por puestos de recuerditos, echamos un ojo, y compramos cosillas al irnos.

Las escaleras de entrada impresionantes, rodeadas por tanta vegetación y de colores tan llamativos. La verdad que subirlas del tirón hace que llegues con un poco de sobrealiento… Una vez arriba, y pese a la niebla, las vistas son impresionantes. En cuanto fuimos a entrar al primer Wat se me acercó un trabajador para decirme que no podía entrar así vestida (shorts y tirantes), y me fui a alquilar un pareo, porque para los hombros me puse el pañuelo que llevaba en el cuello.

El templo es impresionante, una visita indispensable si estás en Chiang Mai o cerca.

Al bajar empezó a llover flojito otra vez. En cuanto llegamos al parking, perdidos entre tanto taxi, Mister A nos llamó para ir yendo para el taxi. En cuestión de minutos dejó de llover. Al bajar paramos en una de las cascadas del parque natural del Doi Suthep, que si tenéis tiempo recomendamos que vayáis parando en todas las que podáis, naturaleza en estado puro, todo tan verde y tan natural (no os penséis que no hemos visto nunca una montaña o una cascada, pero vivimos en zona seca y ver tanto verde es una maravilla)

Siguiente parada: Tiger Kingdom

Tiger Kingdom

Antes de ir a Tailandia habíamos leído de todo, tanto de este parque donde viven y crían tigres, como sobre los parques de elefantes. Sobre el Tiger Kingdom leímos que el parque estaba muy bien, pero luego diversas opiniones de que están drogados, que no se mueven, etc. Desde luego los tigres están tranquilos con las personas, pero se mueven, se suben a mesas, se pasean, se bañan… aunque dado el calor que hace y lo bien alimentados que están, no necesitan moverse mucho, están como reyes.

La entrada es cara respecto a lo que se paga en general por cualquier cosa en Tailandia, nos costó 2520 baths a los dos por entrar a ver a los cachorros, los medianos y los tigres grandes.

Empezamos por los pequeñines. Pequeñines de unos 3 meses que eran más grande que mi perro de 3 años, por no hablar de las patas que tenían. Eran muy juguetones. Te hacen entrar con unas chanclas que te dejan allí, lavarte las manos antes de entrar y entras con un acompañante del parque al que los tigres conocen perfectamente. La primera toma de contacto da un poco de mieditis, y son los acompañantes los que te cogen la cámara y te colocan en diversas posiciones para hacerte la foto: con el tigre de almohada por ejemplo (que a mi casi me da algo, y mira que eran pequeños). Luego también tienen unas pelotitas para jugar con ellos cual gatos grandes. Estás como unos 10 minutos, y ya sales y vas al siguiente nivel: tigres medianos.

Estos también se mueven bastante, aunque nos acercamos directamente a los que estaban en modo siesta para irnos acostumbrando. En el momento de foto uno se despertó y decidió pasar por encima de Alberto. Los acompañantes/cuidadores hacían con los tigres lo que querían, les sacaban las uñas para que las viéramos, los colmillos, están super acostumbrados a ellos, lo que da mucha confianza.

Por último entramos con los grandes grandes, nos tumbamos sobre ellos, les cogimos la cola, paseamos al lado de ellos… vamos que después de estos nos metemos con los cachorros otra vez y nos los ponemos de gorro!

Al salir ya era la hora de comer y le dijimos  a Mister A que nos llevara a algún sitio de comida típica. Paramos en mitad de la carretera rumbo a otro parque de animales: de cocodrilos, que él nos recomendó. Comimos muy bien pad thai para variar, e invitamos a Mister A.

De viaje a Tailandia Chiang Mai

Granja de cocodrilos Mae Rim Cocrodile show

Aquí llegamos porque Mister A nos animaba a ir aquí, y a varios sitios más como uno de Shutting (disparar armas de verdad). Al tener tiempo nos pareció bien. El sitio deja mucho que desear en comparación al buen cuidado e instalaciones del tiger kingdom. Tenían a casi todos los cocodrilos en una Charca/piscina de no más de 25 metros de largo, donde podías alimentarlos tu mismo con una caña. Como todo, es toda una experiencia alimentar cocodrilos, verles tan de cerca.

Después tenían un baby cocodrile que prácticamente te echaban encima para que te fotografiaras con él.

Y como colofón el show de los cocodrilos: dos adiestradores haciendo trucos en los que abrían la boca de los cocodrilos, metían la mano… hasta la cabeza!! El reportero hablaba en inglés, y la música que ponían de ambiente eran del estilo a la macarena… El espectáculo estuvo bien, no creo que estuviéramos más de 15 personas viéndolo, pero es curioso, y ya que estás en Tailandia que menos que ver todo lo que puedas.

Al salir de lo de los cocodrilos estábamos ya agotados, hasta Mister A iba callado en el taxi. Nos dejó en el hotel, le pagamos, y a descansar un rato.

 

Esa noche buscamos en las agencias que había en Chiang Mai excursiones para algún parque de elefantes. El mejor que hay, el Patara, estaba lleno hacía meses. Sobre todo nos querían ofrecer packs: Elefantes, bajada en balsas de bambú, jardín de orquídeas… pero estos packs no nos gustaban, porque es abarcar mucho y nada a la vez, y la verdad que ver orquídeas no nos motivaba. Además lo que teníamos claro era que ya que íbamos a estar con elefantes, queríamos verlos de la manera más natural posible, sin que les pongan sillas en la lomera, pudiendo ver como se cuidan a diario, y estando todo el día con ellos. Al final nos decantamos por el Baan Chang Elephant Park, y ya nos fuimos a cenar tranquilos. Esta noche buscamos cena fácil: pizza. En nuestro mapa del hotel aparecía una pizzería y la buscamos, cenamos muy bien, y variamos de comida tailandesa. Pronto a dormir, que lo del día con los elefantes nos tenía impacientes!!!!

 

Gasto diario de dos personas:

Taxi todo el día Mister A: 1000 baths
Entrada Doi suthep: 40 baths
Alquiler pareo: 10 baths
Comida 3 personas: 180 Baths
Entrada completa tiger kingdom: 2520 baths
Entrada Granja cocodrilos: 600 baths